Entrenamiento básico de resistencia

El entrenamiento de resistencia básica sirve para estabilizar y seguir desarrollando la resistencia básica. La capacidad aeróbica mejora con este entrenamiento. Esto significa que si las condiciones metabólicas aeróbicas se mantienen, el rendimiento en el rango aeróbico aumentará.

El entrenamiento básico de resistencia debe incluir un perfil de ruta plano o ligeramente ondulado de entre 50 y 300 km. Las sesiones de entrenamiento suelen durar entre 3 y 8 horas. Los diferentes métodos de entrenamiento incluyen el método de conducción y el método de resistencia alterna.

El entrenamiento de resistencia básica se utiliza en varios deportes y disciplinas. Por un lado, en el ciclismo, pero también en el remo, el esquí de fondo o el patinaje de velocidad, se entrena mucho en la zona básica. La razón de ello radica en las similitudes entre ambos deportes. Para la victoria es esencial ser capaz de convocar un fuerte umbral o potencia continua, así como una capacidad VO2-Max fuertemente desarrollada. Con el tiempo, ha quedado claro que, desde el punto de vista de la ciencia del entrenamiento, la formación básica de resistencia es una parte importante de la preparación.

Áreas de entrenamiento en la formación básica de resistencia

En el entrenamiento básico de la resistencia, se distinguen dos áreas de entrenamiento. Se denominan GA1 y GA2.

El entrenamiento GA1 se realiza en un rango de esfuerzo muy cómodo. Hablar no debería ser un problema. Estas largas sesiones de entrenamiento no sólo acostumbran al cuerpo a la carga y a la secuencia de movimientos. También estimula la formación de mitocondrias. Las mitocondrias son las centrales energéticas de las células, mediante el trifosfato de adenosina (ATP) proporcionan la energía para nuestro rendimiento muscular. Así que se puede pensar que cuantas más mitocondrias estén disponibles, más energía producirá el cuerpo. Por lo tanto, el entrenamiento de resistencia básica es importante para el rendimiento general, incluso si la distancia de la competición es de sólo 10, 20 o 30 minutos.

El entrenamiento de la GA2 es un poco más extenuante, pero sigue estando en un rango de potencia moderado en general. En este caso, el entrenamiento de resistencia básica se centra menos en la formación de mitocondrias que en la capilarización de los músculos. Esto significa que los vasos sanguíneos dentro de los músculos se vuelven más ramificados. De este modo, se puede garantizar y optimizar el suministro de sangre a los músculos y a las mitocondrias y, por tanto, de oxígeno y nutrientes. Esto les permite desarrollar todo su potencial y ser más eficientes en general.

Compartir esta entrada

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Boletín de noticias

Información sobre grandes ofertas, nuevos productos y publicaciones en el blog.