Fosfatos

La masa de fosfatos ricos en energía se almacena en el músculo: Trifosfato de adenosina (ATP), fosfato de creatina (KrP) y otros depósitos de fosfato (fosfatos). Son la base del suministro de energía. La descomposición de los fosfatos, ricos en energía, conduce a la contracción muscular. El suministro de energía se dirige exclusivamente a la reconstrucción de estos fosfatos para garantizar la continuidad de las contracciones musculares.

Las fuentes de energía son el glucógeno muscular y los fosfatos. El glucógeno y las grasas también se encuentran en otros depósitos (hígado y tejido graso subcutáneo).

Compartir esta entrada