Masaje

El masaje tiene un doble interés desde el punto de vista deportivo. En el contexto de la regeneración tras el esfuerzo deportivo, es importante el llamado masaje reparador. Los principales objetivos son la eliminación de los productos de desecho metabólicos (por ejemplo, el lactato), la reducción del tono muscular y el cambio vegetativo. El masaje no es adecuado para los músculos doloridos causados por daños mecánicos en las fibrillas musculares.

Una segunda forma de masaje es el llamado masaje preparatorio antes de una competición. Aquí se aumenta la circulación sanguínea de los músculos y se afloja en consecuencia. También provoca un cambio de tono vegetativo (cf. Zintl, 1998). El masaje reduce aún más el ritmo cardíaco y provoca una respiración más lenta y profunda.

Compartir esta entrada